Una pequeña historia: La Estrella del Perdón

Hoy quiero compartir contigo esta historia que trata sobre la importancia de perdonarnos a nosotros mismos, incorporando el aprendizaje de las experiencias:

¡Responsabilidad frente a culpa!

Una historia de confluencia de realidades paralelas:

“La Estrella del Perdón”

Un día y frente a un nuevo reto a Marina se le despertó un miedo.

Era la víspera antes de dar un curso en el que ofrecía lo aprendido hasta el momento...

Marina entró en un bucle de miedo i decidió mirar en su interior para ver de dónde procedía: Al mirar hacia dentro vio que tenía miedo a dañar. Al observar más profundamente ese miedo, vio que pertenecia a otra existencia de su propia alma.

En esa otra vida era un Chamán que a lo largo de su vida había jugado con el poder en beneficio propio.

Cuando su pueblo se negó a seguirle en su juego de poder y manipulación decidió vengarse y, en un ataque de cólera, vendió a su pueblo al enemigo.

Marina se sintió siendo él en esa otra vida, en ese otro lugar en ese mismo instante...

Hubo una masacre, en la que murieron, hombres, mujeres y niños.

El Chamán al ver el daño que había causado, lleno de culpa y desesperación, se acercó a un acantilado... Miró una estrella (la Estrella del Perdón), y pidió perdón antes de saltar al abismo para quitarse la vida.

Esa estrella que brillaba en el cielo era Marina, observando la existencia del viejo indio... abrazando lo que sucedió...

Al mirar los ojos del Chamán vio su arrepentimiento, sintió su dolor y el sufrimiento causado por las consecuencias de su actos. Marina sintió una profunda compasión por aquel hombre, completando de esta manera el el aprendizaje iniciado en aquella otra vida. Y en ese encuentro de miradas algo se liberó...

Ahora Marina podía perdonar al Chamán, que no era nadie más que ella misma en otra vida, otro lugar, en ese mismo instante... comprendiendo la importancia de dar para el Bien más Grande y soltar la importancia personal.

En ese momento Marina miró al cielo y vio una estrella que ahora brillaba para ella, era la Estrella del Perdón...

Y mirando la Estrella se dijo a sí misma: “mañana sabré más que hoy, y eso es inevitable... Puedo atreverme a dar lo que tengo, ofreciéndolo con amor para el mayor Bien, aún sabiendo que siempre hay un margen de error, una sombra que pulsa por emerger al consciente, un paso más en la evolución... que pondrá de manifiesto aquello que queda por aprender. Y a la vez, existe en el cielo una Estrella del Perdón que brilla para mi en esta vida, en este mismo lugar, en este mismo instante: Todos mis errores son perdonados”

Sólo hay que tomar conciencia y responsabilidad... y finalmente soltar, aceptar que el error forma parte del camino, asumir las consecuencias de nuestros actos y seguir caminando en la vida con respeto y humildad, ofreciendo lo que uno tiene para dar aún sabiendo que no es perfecto.

Y así Marina liberó al chamán de su culpa y a ella misma de aquel miedo profundo...

Ahora podía agradecer al miedo, al chamán y a la “La Estrella del Perdón” por aquella profunda comprensión. Ahora se sentía diferente frente a su reto y incorporó este aprendizaje como parte de su enseñanza.

Existe Una Estrella del Perdón en otro plano de tu consciencia en esta misma vida, en este mismo lugar, en este mismo instante y brilla para ti en cada paso de tu existencia...

© by Anna Romeu Fortuny


Recent Posts