Lo que debes saber sobre el proceso terapéutico


butterfly-catapillar.jpg

Los motivos por el que las personas se dirigen a mi consulta son muy diversos, algunos quieren un acompañamiento puntual para solucionar alguna temática muy precisa: una relación difícil (la relación con mi madre, mi pareja, mi hijo...), etc.

Hay quien está atravesando un momento difícil: la muerte de un familiar cercano, quien se está enfrentando a un proceso de separación y necesita alguien que le acompañe en esta etapa de la vida.

Hay quien siente que se ha quedado atrapado en un trauma del pasado y no ve la forma de superarlo.

Alguien viene porque se siente ansioso, deprimido o con alto estrés y no sabe cómo encauzarlo.

También hay quien viene porque quiere crecer a nivel personal, evolucionar como persona.

Hay por otro lado quien necesita una revisión global, quien viene porque siente un malestar interno y que aunque su vida “externa” no es un problema no le satisface...

Sea cual sea el motivo por el cual te estés planteando empezar un proceso quiero comentarte dos cosas: qué puedes esperar de un proceso terapéutico y que no

¿Qué puedes esperar?

Un acompañamiento desde el respeto, la intimidad, la presencia, el no juicio y la confidencialidad. El simple hecho de abrirte y entregarme tu confianza se merece todo el respeto. Recibo tu intimidad como algo precioso.

Te ofrezco un espacio en el que conectar contigo, explorarte, conocerte y aprender a estar con lo que hay. La base del proceso es la toma de conciencia, el poder mirar hacia dentro e ir reconociendo lo que sientes y piensas. Lo primero es recuperar el contacto genuino contigo...

Para ello te apoyaré cuando entres en contacto y te confrontaré cuando intentes escaparte devolviéndote como si fuera un espejo en el que poderte reconocer.

Adentrarse en uno mismo no siempre es fácil y requiere de decisión y compromiso... A veces el proceso puede atravesar fases dolorosas y desagradables puesto que te confronta con aquellos aspectos que son la fuente de tu insatisfacción. Esta fase es importante atravesarla, de ello depende que puedas ir transformando estas conductas insatisfactorias en otras más satisfactorias.

Algo que revisaremos es la biografía, el guión de vida y las decisiones que se tomaron en una edad temprana. Veremos su influencia en la actualidad. La conciencia te abre la puerta de la elección, soltar el pasado para generar algo nuevo.

Te acompañaré a través de diferentes líneas terapéuticas a que encuentres tu lugar, tu fuerza y tus recursos internos para afrontar las situaciones cotidianas.

Te acompañaré a soltar aquellos comportamientos que más que facilitarte el camino te lo entorpecen, el conocido auto-boicot.

Y te acompañaré a aceptar aquellas partes de ti que aunque siendo auténticas a veces queires reprimir, pero que cuando las aceptas e integras son una fuente de energía y felicidad.

¿Cómo te acompañaré?

Para ello utilizo básicamente tres líneas de trabajo: la Gestalt, las Constelaciones Familiares y el Trabajo con los Sueños.

La Gestalt tiene confianza plena en la capacidad de regulación del organismo y en el potencial humano. Se puede resumir su esencia en tres premisas: vive aquí y ahora, experimenta lo real más que interpretar y asume tu responsabilidad.

Las Constelaciones Familiares aportan una visión sistémica y nos ayudan a encontrar nuestro lugar dentro del sistema familiar, el equilibrio entre el ser y el pertenecer. Muchas veces los lazos familiares inconscientes no nos dejan avanzar. Por ello traerlos a la consciencia y sanarlos es fundamental.

Con el Trabajo con los Sueños se pone de manifiesto nuestro inconsciente y nos ayuda a re-apropiarnos de aspectos que se mantenían ocultos para nuestra consciencia. Con lo cual incorporamos de manera consciente aquello que ha sido negado. Esto permite sentirnos más completos e integrados internamente.

¿Que no debes esperar?

1. Que te resuelva los problemas por ti y que te de una receta para que la sigas.

Que la solución venga dada como por arte de magia sin que sea necesaria tu implicación, tu compromiso y tu dedicación.

2. Quien va a transformar su vida vas a ser tu, yo solo te acompaño durante un tiempo para que puedas recuperar tu fuerza y tu coraje, hasta que ya no me necesites.

3. Que el proceso sea sólo fácil y que no haya que enfrentar dificultades. Durante el proceso de transformación hay una primera etapa de toma de consciencia, de ver cómo estoy generando aquello que tanto me hace sufrir en mi vida... Una transformación profunda requiere su tiempo.

5. Una segunda fase será la de ir saliendo de esos automatismos que ya no me sirven, eso implicará salir de tu zona de confort para encontrar nuevas maneras de relacionarte contigo y con los demás...

4. Que el proceso sea rápido. Si hay algo que impide el crecimiento son las prisas. El proceso tiene su propio ritmo, para seguirlo se requiere coraje y constancia.


Recent Posts