Las Constelaciones Familiares


Las Constelaciones Familiares son una herramienta de sanación que nos permite resolver aspectos concretos de nuestra vida: no encuentro trabajo, las parejas no me funcionan, tengo una relación difícil con mi madre, ver el mensaje que hay detrás de un síntoma, una enfermedad...

Es una terapia que parte de lo sistémico, concretamente tiene en cuenta a nuestro sistema familiar.

¿Qué significa sistémico?

El individuo no tiene destino individual sino que es miembro de un sistema familiar y todo lo que vive tiene relación con el sistema, y no solo en el presente, sino también en el pasado y el futuro.

En Palo Alto, EEUU, un grupo de psicólogos descubrieron a través de la observación que cuando aislaban a un enfermo con un diagnóstico de esquizofrenia, ingresándolo en un centro y recibía su tratamiento mejoraba. Al mismo tiempo, alguien de la familia empeoraba. Cuando este enfermo volvía al hogar, empeoraba y ese alguien recuperaba su salud.

Por otro lado trabajaban con familias hicieron la siguiente observación: cada psicólogo trabajaba sólo con un miembro de la familia: uno con el padre, otro con el hijo, etc. Se dieron cuenta que cuando un miembro de la familia recibía terapia los demás miembros también evolucionaban aunque no hubieran hecho su sesión...

Así pues se fue viendo que vivimos bajo la influencia de nuestro Sistema Familiar y de alguna manera resonamos juntos.

Los órdenes del amor

Junto con este punto de vista sistémico Bert Hellinguer (el creador de esta herramienta)

fue desgranando a través de la experiencia que hay una serie de fuerzas que gobiernan los sistemas familiares proveyéndoles de un orden dónde el amor y la fuerza vital puede circular entre sus miembros...

Existen tres órdenes:

El Orden de Jerarquía: Tiene que ver con el orden temporal, el que llega antes tiene prioridad, es el más grande. És decir primero van los abuelos, segundos los padres, luego los hijos, después los nietos...Podría equipararse a que si la vida es un río, para llegar al mar necesita que haga “bajada” (padres, hijos etc). Si por lo que sea estoy haciendo el papel de madre de mi madre el río no puede fluir y ahí el amor y la fuerza vital para realizarnos en diferentes aspectos de nuestra vida no llega a buen puerto.

El orden de Pertenencia: todo el mundo tiene el mismo derecho a pertenecer. Así que si excluimos a alguien estamos transgrediendo este orden. La exclusión se puede producir por desprecio, cuando rechazamos a alguien; por olvido, a veces para evitar el dolor de una pérdida la olvidamos...). La transgresión de este orden también tiene sus consecuencias, pues es como si invirtiéramos nuestra energía apartando una parte del agua del río para que no fluya dentro del río...

Después difícilmente tendremos energía para nuestra vida.

El orden de compensación: Tiene que ver con el equilibrio entre el dar y el tomar (recibir).

Este orden es la base de las relaciones. Entre iguales: alguien da y otro recibe, el que recibe se siente en “deuda” y con la necesidad de devolver, así le devuelve al primero para equilibrar... Cuando hablamos de relaciones padres e hijos, este orden funciona diferente: los padres dan y los hijos reciben, para posteriormente poder dar a sus propios hijos o algo bueno para la vida (en caso de no tener hijos)

Cuando hay una transgresión de alguno de los tres órdenes en el sistema, alguno de los descendientes lo va a cargar.

Por ejemplo: Si un padre excluye a su hermano y no resuelve el conflicto, alguno de sus descendientes cargará con ello y puede que un hijo se sienta excluido o con dificultades en su relación con su padre... puesto que desde el inconsciente está representando este tío...

Otro ejemplo: una pareja pierde un hijo (por aborto) es muy probable que lo excluyan desde el olvido, esto provocará un desorden (sobre el derecho de pertenencia) y así muy probablemente si tienen otro hijo acabe “ocupando de manera inconsciente” el lugar de este primer hijo...

Los pequeños (descendientes) se sacrifican por amor y llevan las cargas que los anteriores no han resuelto... Esto implicará seguramente a este 2o hijo no tener suficiente fuerza para realizarse en algún aspecto de concreto de su vida.

Con las constelaciones Familiares se ponen de manifiesto estos desórdenes inconscientes y de esta manera tenemos la oportunidad de re-incluir al excluido y llegar a re-establecer el vínculo. Así el amor y fuerza vital vuelve a llegar a nuestra vida.

¿Te resuena en tu vida?

¿Quieres compartir algo?


Recent Posts