Ritual para celebrar el solticio de Invierno

En la cultura celta, la festividad del solsticio de invierno recibía el nombre de Júl o Yule: El momento en que la rueda del año está en su momento más bajo, preparada para subir de nuevo. Es un momento para soltar lo viejo, plantar los nuevos propósitos, reconocer a nuestros ancestros, para tomar la fuerza para iniciar el nuevo año. Por ello te propongo este Ritual: Construye un pequeño altar con los cuatro elementos: fuego, agua, tierra y aire. Por ejemplo: (enciende una vela (fuego), quema incienso o palo santo o alguna esencia (aire). Un vaso con agua y otro con tierra o una piedra o mineral.) También coloca algún objeto que simbolice para ti la fuerza de lo más Grande, Dios, Buda, la naturaleza, la Energía Universal, etc... (depende de tus creencias) Meditando: Siéntate con la espalda recta, cierra los ojos y haz tres respiraciones profundas para ir hacia dentro. Ahora siente la fuerza de la gravedad, deja caer el peso de tu cuerpo hacia abajo, hacia la cadera y los pies. Siente que la tierra acoge tu peso amorosamente, sosteniéndote a cada momento, estés cómo estés, incondicionalmente. Respira unos minutos. Permite que su energía entre en tu cuerpo, como un abrazo que te ofrece calor y protección. Entrégale ahora tus pensamientos, tus sentimientos, tus preocupaciones, las tensiones de tu cuerpo y siente cómo ella las acoge. Tómate tu tiempo, respira... Creando un espacio Sagrado: Respira y siente encima de tu cabeza una luz blanca, es la parte de ti que està conectada con todo el universo. Siente como cae de ella una luz dorada que limpia tu aura. Ahora esta luz desciende formando una columna de luz hasta tus pies. Siénte tu energía más elevada. Propuesta para este solsticio: Ahora es el momento de ponerte enfrente tuyo, y preguntarte que cosas son las que deseas soltar este año. Deja que emerjan de ti desde este estado de conexión, no lo conviertas en algo puramente mental y déjate sorprender: escríbelas, una por una. Imagínate tu vida sin estas cosas, déjate sentir cómo es, que cambia en tu vida, en tus relaciones, en tu estado interno. Anótalo. Ahora pregúntate que es lo que deseas incorporar este nuevo año, también desde este estado estado de conexión. Escríbelo. Imagínate ahora cómo es tu vida incorporando estos propósitos, déjate sentir en tu cuerpo que sensaciones corporales aparecen, que emociones, y observa tus pensamientos. ¿Qué cambia en tu vida? ¿y en tus relaciones con tus padres, pareja, hijos, profesionales? Anótalo. Vuelve a la postura de meditación y sincronízate con el espacio Sagrado que has creado antes. Te propongo que digas esta frase en voz alta. Usaremos cada vez sólo uno o dos aspectos de los que hemos escrito, no todos de golpe. Agradezco a (lo que quiero soltar, ej: el miedo al fracaso) lo que he aprendido (nombro las cosas que he aprendido de ello, ej: a estar conmigo en los momentos difíciles, a ver mi herida profunda, a respetar mi ritmo) te doy un lugar en mi corazón y elijo .................... (lo que quiero cultivar ej,: vivir en la confianza) en tu lugar. Repítelo con cada aspecto que desees soltar añadiendo un aspecto que quieras cultivar cada vez. Aquí va la frase para los nuevos propósitos: Planto la semilla de (el nuevo propósito, ej: una alimentación sana) y me comprometo a cuidarla (nombra cómo, ej: meditando a la hora de comer, comiendo biológico...) y protegerla de mis pensamientos (nombra de qué pensamientos para poder reconocerlos, ej: yo no puedo o no vale la pena, me da igual...) y acepto el desafío y el aprendizaje que debo realizar para materializarlo. Siente como la energía del sol naciente te nutre y ilumina, deja entrar su calor y su fuerza en todo tu cuerpo, hasta que te sientas lleno de energía preparad@ para emanarla. Siente como a lo largo de los próximos seis meses el sol va acompañarte en este proceso de soltar y florecer... cada día que pase hasta el solsticio de verano el día va a ir alargándose, con lo cual la energía del sol va ha estar más presente... Ahora puedes cantar un mantra para el soltar y otro para la abundancia: Por ejemplo: para soltar y liberar los obstáculos: Shiva shiva shambo Shiva shiva shambo Mahadeva shambo Mahadeva sambo (cántalo o recítalo un mínimo de 3 veces entero) Para llamar a la abundancia: Om Shamballa salem deya soha (cántalo o recítalo un mínimo de 3 veces entero) Agradécete a ti mism@ por estar aquí contigo, a cada elemento y a lo más Grande.

Espero que te haya servido ;-)

imgres.jpg